Familia Dominicana

Familia Dominicana

 

 

Compartimos una hermosa crónica…

Crónica de un encuentro esperado

Flia Dominicana1

Hace tiempo tenemos incorporadas a la Familia Dominicana en Paraguay – a las Hnas. de la Presentación. Siguen estando en la Parroquia de Mbocayaty de Villarrica, luego, han permanecido un tiempo en la Obra Social del Padre Trento y luego, reorganizando sus espacios, se han incorporado a la diócesis de Carapeguá, concretamente, a la Parroquia de Caapucú.

Teníamos mucha ilusión en visitarlas, la distancia física – muchas veces, dificulta amalgamar el sentido de pertenencia y la necesidad de entablar vínculos fraternales.

En este año, el Secretariado de la Familia Dominicana ha creído oportuno festejar un día de Santo Domingo- en la Itinerancia. 

Por eso, fijamos la mirada hacia un destino: La casa de nuestras hermanas de la Presentación, en Caapucú.

En el planeamiento estaba también explícitamente contemplada la MISION DE FAMILIA que este año – en diciembre, quiere concretarse- y en ese lugar. ¨Para estar con nuestras hermanas, para encontrarnos entre nosotros en familia, para ir a misionar juntos y formar una comunidad misionera con todos los hijos de Domingo: Frailes, religiosas (ahora ya son cinco comunidades de Hnas.de Vida Apostólica: Santísimo Sacramento/ Hnas. del Rosario de Monteils/ Hnas. de la Anunciata/ Hnas. de la Presentación y Hnas. Dominicas de Santa Catalina). Los Laicos de Fraternidades de San Martin y de Santa Rosa. Igual que algunos candidatos de cualquiera de estas ramas que quieran acompañar a la comunidad misionera, convivir con nosotros y conocernos mejor. Así, nos ven en acción durante los días de convivencia fraterna durante la misión.

Bien, los objetivos ya estaban claros:

1. Visitar a las Hnas. de la Presentación

2. Ver con ellas y el Párroco del lugar, la posibilidad de concretar la Misión 2012

Así, establecimos el día de festejo de N.P. Santo Domingo. Se fijó para el domingo 12 de agosto con hora de salida y hoja de ruta de ese día.

200655_371739789566340_1063162818_n

Los hijos de Domingo tienen muchas ilusiones y voluntad, pero casi siempre –sobre todo en Paraguay, lo económico se cruza y hay que sortearlo. Los medios de transporte son de alto costo para estos casos de excursiones. Sorteando posibilidades, Fr. Jorge consiguió un colectivo de la línea 21 con alcance para 25 pasajeros. El costo: Gs.1.500.000. En la división de esta suma, para algunos iba a ser un esfuerzo grande pagar el pasaje. Así que se buscaron alternativas.

La tesorería del Secretariado aportaría una ayuda y los Frailes (generosos hermanos de los pobres) , aportaron otro tanto también. El saldo: que quedaba, se hizo más accesible para dividir entre los  excursionistas OP. Completado con 24 pasajeros, miembros de todas las comunidades, estaban, los hijos e hijas de Domingo “rumbeando “ hacia Caapucú!

La hoja de ruta marcaba sitios de alzar pasajeros. Lugar de salida: Parroquia de la Santa Cruz / Montevideo y Gral. Díaz/ Colegio N.S. del Rosario/ Aviadores del Chaco y Madame Linch/ Luque. Salimos por Luque a San Lorenzo y ya marcando el destino a Caapucú. No se podía pasar de largo alguna chipería y primeros auxilios a los riñones(¡ya saben, estos viajes largos…) El parador fue en Paraguarí . En aguar y desaguar siempre hay que pensar en cargar hielo para tereré, y así se hizo

Ya pasando Roque González- parroquia de Toni Miró, vimos una camioneta con dos en cabina, eran Fr. Ramón y Leoncio. Venían, precisamente de hacer pastoral en la Parroquia de Roque González. Ahora, la COMUNIDAD estaba completa.

LLEGADA: Llegamos a la hermosa ciudad de Caapucú. De lejos se divisó a una hermana que indicó el acceso hacia el lugar de destino.

Llegamos a casa de las Hnas. de la Presentación, una vivienda hermosa y acogedora, enclavada en el campo abierto y agreste. El Cura Párroco, estuvo allí para darnos la bienvenida. El P. Víctor Valiente, no era desconocido para muchos, un amigo dominicano desde su tiempo de seminarista.

Dejamos en casa las “matulas” y fuimos hacia el Oratorio “Sgdo. Corazón de Jesús”. Un hermoso coro del lugar, pulcramente ataviado, y de alto vuelo artístico hizo el alma de la liturgia. Los cánticos preparados especialmente para la ocasión (con textos dominicanos) hicieron el marco vivencial de la acción sagrada.

Oficialmente, se abría allí la jornada de encuentro y festejo por el día de Santo Domingo, N. Padre

Terminada la Misa, retornamos a casa de las Hermanas. Una Mesa larga en el patio. Allí, se descargaron las “matulas” y quedó en desuso aquello de… “En casa de Dominique no había nada qué comer”; diferentes platos, dulces y salados fueron saboreados como sustento del ágape dominicano. No duró poco este momento, porque había tanto que comer que le dedicamos bastante tiempo ¡!

Después del almuerzo se hicieron cantos y bailes a vuelos de hábitos y atuendos laicales. La gente expresaba su alegría, su contento, su gozo. En sencillez pero con marca dominicana, se sentía ese clima de gozo envolvente!

 image

                                                                                                        Podríamos rubricar: “QUE HERMOSO ES VER A LOS HERMANOS UNIDOS”

 

DESPUES: Se trató de encontrar la excusa para pasar de la farra al momento de trabajo y se inventó una dinámica de presentación “Ejercitando memoria”/ Presentación en nudos de 6 y finalmente, se hizo una pecera para presentar el tema de la Misión.

Se aceptó hacer la Misión en ese lugar. Uno por cada comunidad se retiraron a conformar un equipo donde se tratara solamente Misión. Se unió el Párroco a este equipo, mientras los demás, quedaron con otros temas de interés común: Justicia y Paz –cómo ir conformando el equipo de esta dimensión de n/ vida dominicana inclaudicable y también cómo abordar juntos un Equipo Vocacional dominicano donde estén presentes todas las ramas: Frailes/ Religiosas / Laicos

Y así, iba terminando el día. El párroco nos invitó a visitar el hermoso templo parroquial y después, abordamos el bus con rumbo a casa

El Colectivo –BUS, se convirtió en sala de chistes, de cantos, de tallas …RISAS…!, pero el chofer, callado, serio y buen conductor nos trajo de retorno sin ningún percance en ruta . Lindo festejo del día de Santo Domingo. Valió la pena esperar este momento!

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Susana Brittos,OP

Coord. de Fraternidades Laicales de América Latina y Caribe